Inundación

http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Inundaci%C3%B3n&oldid=5817490

Una inundación es la ocupación por parte del agua de zonas que habitualmente están libres de esta, bien por desbordamiento de ríos y ramblas, subida de las mareas por encima del nivel habitual o avalanchas causadas por tsunamis.

Las inundaciones fluviales son procesos naturales que se han producido periódicamente y que han sido la causa de la formación de las llanuras en los valles de los ríos, tierras fértiles donde tradicionalmente se ha desarrollado la agricultura en vegas y riberas.

En las zonas costeras los embates del mar han servido para modelar las costas y crear zonas pantanosas como albuferas y lagunas que tras su ocupación antrópica se han convertido en zonas vulnerables.

Tabla de contenidos

Causas principales

La principal causa de las inundaciones fluviales suelen ser las lluvias intensas, que dependiendo de la región se producirán bajo diversos factores meteorológicos.

En el área mediterránea se da el fenómeno de la gota fría que es un embolsamiento de aire a muy baja temperatura en las capas medias y altas de la atmósfera que al chocar con el aire cálido y húmedo que asciende del mar provoca intensas precipitaciones y la posterior inundación.

En Asia oriental la principal causa de las crecidas fluviales son las lluvias torrenciales causadas por el monzón, asociadas muchas veces a tifones. Se dan en verano y afectan a amplias zonas entre las que destaca el golfo de Bengala, zona de mayor precipitación media del globo.

Los huracanes, versión caribeña de los tifones, asolan temporalmente la región del golfo de México causando inundaciones por las olas, de hasta ocho metros, asociadas a los fuertes vientos, y por las lluvias intensas motivadas por la misma baja térmica. También las tormentas tropicales pueden causar lluvias muy fuertes.

Subidas bruscas de temperatura pueden provocar crecidas en los ríos por la rápida fusión de las nieves, esto se da sobre todo en primavera, cuando el deshielo es mayor, o tras fuertes nevadas en cotas inusuales, que tras la ola de frío se funden provocando riadas.

Por último encontramos los maremotos o tsunamis como posible causa de una inundación, ya que el sismo marino provoca una serie de ondas que se traducen en olas gigantes de devastador efecto en las costas afectadas. Estas catástrofes se suelen dar en el área del Pacífico, de mayor actividad sísmica.

Defensas, planeamiento, y gerencia de la inundación

Desde el comienzo del Neolítico, cuando comenzó la sedentarización y, por tanto, ocupación de zonas llanas costeras o en los valles fluviales, el hombre se ha encontrado con el reto de hacer frente a las inundaciones. En Egipto y Mesopotamia ya se construyeron importantes defensas fluviales como diques, canales para desviar las aguas y mejora de los cauces en los entornos urbanos. Las obras hidráulicas se desarrollaron también en Grecia y Roma, tanto para obtener agua para el consumo como para evitar los riesgos que conllevaban los asentamientos en entornos vulnerables. En China la construcción de grandes motas en los ríos ya se hacía en el siglo XII de modo que se intentaba hacer frente a las avenidas monzónicas. También en España destacan desde la Edad Media la construcción de motas y embalses que regulasen los ríos.

Actualmente las defensas contra las inundaciones están muy desarrolladas en los países desarrollados. Los sistemas de prevención se basan en diques, motas, barreras metálicas, embalses reguladores y mejora de la capacidad de desague de los cauces fluviales. También los sistemas de alerta ante situaciones peligrosas están muy desarrollados por medio de la predicción meteorológica, la observación de los aforos fluviales que determinan una alerta hidrológica y los sistemas de detección de maremotos.

La defensa contra las inundaciones marinas provocadas por las mareas está muy desarrollada en los Países Bajos donde una red de diques regulan las aguas tanto interiores como exteriores. También Venecia y Londres cuentan con defensas similares. Los embalses reguladores son muy numerosos en las regiones de clima mediterráneo como California y el sur de Europa y sirven para almacenar agua en tiempos de sequía y contener las avenidas fluviales.

Otras actuaciones han ido encaminadas a alejar el peligro de las ciudades mediante el desvío del cauce fluvial dotándolo a su vez de mayor capacidad de desague, como en Valencia o Sevilla. La canalización de ríos, como el Rin o el Segura, son obras de mayor envergadura que han llevado consigo un plan integral para toda la cuenca (aumento de la capacidad de desague, desvíos puntuales, reducción de meandros, construcción y ampliación de embalses, etc.) Algunas de estas actuaciones han sido controvertidas por sus efectos adversos, como la eliminación de meandros en el Rin que ha favorecido la mayor rapidez en la onda de crecida y por tanto su mayor virulencia.

La legislación ha avanzado mucho prohibiendo la edificación en zonas perceptibles de ser inundadas en un período de retorno de hasta 100 años. La amplia cartografía ha permitido conocer cuales son las zonas de riesgo para su posterior actuación en el terreno. La reforestación de amplias zonas en la cuenca alta y media de los ríos también contribuye a minimizar el efecto de las fuertes lluvias y por tanto de la posterior crecida. No obstante quedan zonas de riesgo, básicamente urbanizadas antes de las leyes protectoras, algunas de ellas de alto valor histórico-artístico como Florencia, que ya sufrió una gran inundación en 1966.

En los países en desarrollo los sistemas tanto de prevención, como de alerta y posterior actuación están menos desarrollados, como se ha podido ver en los sucesivos tifones que han asolado Bangladesh o en el tsunami que ha arrasado diversas costas del sureste asiático. Aún así la cooperación internacional está favoreciendo actuaciones que conlleven una mayor seguridad para la población en estas zonas de riesgo.

Inundaciones prehistóricas significativas

En la prehistoria se produjeron grandes inundaciones en algunas zonas, como así lo atestiguan los restos geológicos. Así, la formación de mares cerrados como el Mediterráneo o el mar Negro se deben a movimientos tectónicos y cambios climáticos que inundaron estas amplias zonas. El final de la edad de hielo tuvo consecuencias determinantes en todo el globo con la formación de nuevos lagos y mares en zonas que anteriormente no ocupaba el mar.

Inundaciones significativas

América

  • 1972 - El Huracán Agnes causó 122 muertes, la mayoría por las crecidas de los ríos en Nueva York y Pensilvania.
  • 1993 - La Gran inundación de 1993 ha sido el mayor desastre hidrológico, después de las catastróficas inundaciones de la década de 1930, de EE.UU. y se debió al desbordamiento del río Mississippi, que sucede de tres a cuatro veces por siglo.
  • 1997 - 1998 - Un fenómeno de El Niño excepcional causó importantes inundaciones en la costa ecuatoriana y en la costa peruana. También creció el río Paraná, causando muchas pérdidas en la provincia de Corrientes, Argentina.
  • 2003 - El río Salado (Norte de Argentina) se desbordó y cubrió gran parte de la ciudad de Santa Fe, en Argentina.
  • 2005 - El Huracán Katrina arrasó Nueva Orleans y otras ciudades costeras de los estados de Luisiana y Mississippi, causando 1.619 muertos. En Nueva Orleans el agua alcanzó 9 m en algunos barrios y la ciudad tuvo que ser totalmente evacuada.

Asia

  • 26 de diciembre de 2004 - Tsunami en las costas del océano Índico. Tras un terremoto de magnitud 9,2 en la escala de Richter con epicentro al oeste de Indonesia se produjo una ola de gran altura (más de 30 m en algunas zonas) que arrasó las costas de Tailandia, Indonesia, Bangladesh, Sri Lanka, India, e incluso países tan lejanos como Somalia. La cifra de muertos se cifra en 300.000 aunque aún hay muchos desaparecidos.

Europa

España

  • 15 de octubre de 1879 - Riada de Santa Teresa, en la cuenca del Segura. Tras precipitaciones muy copiosas en Murcia, Almería y Alicante que superaron 600 mm/h en la cabecera del Guadalentín, se originó una crecida que llegó a los 1.890 m³/s en la capital murciana y que se estima superó los 2.000 m³/s en Orihuela. La inundación arrasó el Valle del Guadalentín, Huerta de Murcia y Vega Baja con cuantiosas pérdidas humanas y materiales.
  • 14 de octubre de 1957 - Gran riada de Valencia, en las cuencas del Turia y Palancia. El día 13 se dieron precipitaciones de más de 300 mm en buena parte de las cuencas de ambos ríos (361 mm en Begís), que continuaron el 14 con más de 100 mm. Se originaron dos ondas de crecida sobre Valencia, la primera de 2.700 m³/s y una velocidad media de 3,25 m/s, la segunda, más virulenta, de 3.700 m³/s y 4,16 m/s, inundando la mayor parte de la capital valenciana y solapándose sus aguas con las del barranco del Carraixet antes de llegar al mar. Por su parte el Palancia alcanzó 900 m³/s y se desbordó en Sagunto. Tras esta riada se desvió el cauce del Turia al sur de Valencia dotándolo de una capacidad que se calcula en 5.000 m³/s además de otras obras menores de regulación del río.
  • 25 de septiembre de 1962 - Inundaciones en Cataluña, Baleares y Castellón. Las fuertes lluvias provocaron en Barcelona el desbordamiento de los ríos Llobregat y Besós, llegando este último a los 3.000 m³/s y provocando más de 700 muertos así como numerosos daños en viviendas e infraestructuras, sobre todo en poblaciones como Rubí, Tarrasa y Sabadell. Las lluvias afectaron a Palma de Mallorca y Andrach en Baleares. En Castellón, la Rambla de la Viuda, afluente del Mijares, alcanzó 1.500 m³/s rebasando la presa de María Cristina, vertiendo hasta 1,70 m por encima de la coronación del embalse.
  • 19 de octubre de 1973 - Riada en la cuencas del Segura y Almanzora. Las precipitaciones superaron 300 mm/24 h en amplias zonas de la cabecera del Guadalentín, incluso duplicaron esta cifra. En la rambla Nogalte, de tan solo 139 km²; de cuenca, se movilizaron 1.974 m³/s de caudal instantáneo, del que 813 m³/s se calcula como aporte sólido. El caudal del Guadalentín fue 2.500 m³/s en Lorca. Esto originó el desastre en Puerto Lumbreras y Lorca con más de 100 muertos por el derrumbamiento de casas y puentes. La crecida llegó al Segura afectando poblaciones como Murcia, Orihuela y Rojales. También las provincias de Almería y Granada se vieron afectadas, en especial la población de La Rábita, en esta última.
  • 20 de octubre de 1982 - Pantanada de Tous, que afectó a la cuenca del Júcar, produciéndose lluvias torrenciales en el resto de la Comunidad Valenciana y Región de Murcia. Las lluvias superaron los 100 mm en la mayor parte de la cuenca del Júcar, y los 600 mm en un área de 700 km²; aguas arriba del pantano. Como consecuencia de la gran afluencia de agua y ante la imposibilidad de aliviar caudales, por razones de errores en la operación, la presa de Tous se vino abajo la tarde del 20 octubre originando una crecida de 16.000 m³/s la mayor registrada en España (no hay registros de antes de la Guerra Civil), arrasando las comarcas de la Ribera Alta y la Ribera Baja. En las poblaciones más inmediatas al pantano, como Gavarda, el agua llegó al segundo piso de altura y en ciudades como Carcagente o Alcira se superaron los 2 m. Los muertos superaron los 30 y los daños materiales fueron muy cuantiosos. En Alicante cayeron 220 mm en pocas horas causando 2 muertos, una crecida de 400 m³/s en la Rambla de las Ovejas y la inundación de la ciudad.
  • 26 de agosto de 1983 - Las lluvias más intensas de la historia del País Vasco, que superaron en algunos puntos los 500 mm provocaron el desbordamiento del río Nervión durante la Semana Grande de Bilbao, provocando daños materiales muy cuantiosos y decenas de muertos. Desde entonces el río ha sufrido varios cambios para prevenir futuras riadas, como por ejemplo el encauzamiento a la altura de la localidad de Basauri. También se vio afectada parte de Guipúzcoa, la práctica totalidad de Vizcaya y las localidades alavesas de Llodio y Amurrio.
  • 5 de noviembre de 1987 - Riadas en las cuencas del Júcar, Serpis y Segura. Una gota fría dejó cuantiosas precipitaciones en la Comunidad Valenciana y Región de Murcia, alcanzándose récords de lluvia en 24 h como fueron los 720 mm de Gandía, 377 mm de Denia o 316 mm de Orihuela. El Júcar, sin el pantano de Tous, alcanzó un caudal de 5.200 m³/s en Alcira, inundando toda la Ribera. En Gandía, donde en tres días la precipitación rondó los 1.000 mm se desbordó el Serpis así como el barranco de Beniopa, causando graves daños en la ciudad. Por su parte el Segura superó los 1.000 m³/s en Orihuela, alcanzando 6,20 m de altura en el puente de Levante. Las aguas se extendieron por toda la comarca anegando 20.000 ha y hubo que volar parte del muro del río para que desaguasen al mar 8 hm³; que inundaban Almoradí y San Fulgencio. Tras esta catástrofe se iniciaron las obras de encauzamiento y mejora del río Segura, así como recrecimiento de presas y desvío de afluentes.
  • 7 de agosto de 1996 - Riada del camping de Biescas, en el barranco de Arás. Una gran tormenta provocó intensas precipitaciones y una riada que, tras un embalsamiento accidental, arrasó el camping Las Nieves, provocando 87 víctimas mortales.
Calle Arquitecto Morell de Alicante el 30 de septiembre de 1997
Calle Arquitecto Morell de Alicante el 30 de septiembre de 1997
  • 30 de septiembre de 1997 - La gota fría vuelve a provocar inundaciones en la Comunidad Valenciana y la Región de Murcia. La situación más crítica se vivió en Alicante donde cayeron 270 mm. por la mañana, 156 mm. en tan solo una hora y fallecieron cuatro personas. La inundación fue general pero afectó especialmente a las zonas donde los barrancos habían desaparecido por el proceso urbanizador, como San Agustín, La Goteta, La Albufereta y el centro de la ciudad, donde desaguan tres de ellos. En la Playa de San Juan el agua se estancó y estuvo días aislada y San Gabriel se libró de la inundación al estar canalizada la Rambla de las Ovejas que llegó a 100 m³/s. Las lluvias afectaron también a la cuenca del Júcar, en especial a poblaciones de La Costera y el Valle de Albaida, como Mogente y Bocairente, y se registró una fuerte crecida aguas abajo que originó pequeños desbordamientos del río en Alberique. La crecida del Segura fue menor, no obstante llegó a 3,70 m en Orihuela y Rojales.
  • Octubre de 2000 - Lluvias torrenciales en la vertiente mediterránea que afectaron a Cataluña, Comunidad Valenciana, Región de Murcia y a las provincias de Teruel, Albacete y Almería, causada por una gota fría de grandes dimensiones. Las precipitaciones superaron los 250 mm. en cualquier punto de la provincia de Castellón y superaron los 500 mm. en distintas localidades de esta provincia y la de Valencia. Las lluvias originaron importantes avenidas en casi todos los ríos desde Tarragona hasta Almería, pero especialmente grave fue la situación en el Mijares, donde la presa de María Cristina, en su afluente la Rambla de la Viuda, se desbordó y pudo haberse roto por un agujero que se abrió en su base. También hubo importantes daños en Vinaroz, donde se desbordó el río Cérvol, y en Morella con una importante crecida del río Bergantes que afectó también al Ebro. En el área metropolitana de Valencia no llovía tanto desde 1957 y se pudo comprobar la efectividad del nuevo cauce del Turia. En la región de Murcia las lluvias fueron generalizadas y afectaron sobre todo a Cartagena y el Mar Menor, con varios muertos por la crecida de las ramblas. El Segura, debido a las lluvias aguas abajo de los principales pantanos, alcanzó en Orihuela 4,70 m y un caudal no conocido desde 1987, pero sin peligro de desbordarse.

Europa Central

  • Agosto de 2002 - Inundaciones en las cuencas del Elba y del Danubio, que afectó a Alemania, Austria, República Checa, Eslovaquia, Hungría, Croacia y Rumanía. En Praga el río Moldava, afluente del Elba, llegó al máximo histórico de 5.000 m³/s inundando buena parte del centro histórico y el metro. En Dresde el Elba alcanzó el nivel récord que databa de 1845, afectando a buena parte de la ciudad. El Danubio se desbordó en Passau, Alemania, y aunque la crecida fue muy fuerte no causó daños importantes aguas abajo.

Francia

  • 28 de enero de 1910 - La Inundación de París. Desde finales de diciembre de 1909 las precipitaciones, muchas de ellas en forma de nieve, fueron muy superiores a lo normal en toda la cuenca del Sena, llegando a 160 mm en algunos puntos. Otro factor fue la coincidencia de los picos de crecida del Sena, Marne, Yonne, Aube y otros ríos de menor envergadura. El 23 comenzó el Sena a desbordarse en París con un caudal punta, el 28 de 2.400 m³/s y una altura de 8,62 m en el puente de Austerlitz, la segunda crecida más fuerte desde el siglo XVI, tras la del 27 de febrero de 1658 (8,96 m). Se inundaron 500 ha tan solo en la capital francesa afectando a 150.000 personas y anegando zonas como Notre Dame, los Campos Elíseos o la torre Eiffel.
  • 3 de marzo de 1930 - Inundaciones en la cuenca del Garona y su principal afluente, el Tarn, Francia. Las fuertes lluvias provocaron una avenida del Tarn en Montauban de 6.100 m³/s y de 8.000 m³/s en su confluencia con el Garona, en Moissac, donde el agua en las calles alcanzó una altura de 6 a 7 m. Esta riada provocó 200 víctimas mortales, inundó 30.000 ha y destruyó 3.000 viviendas y 11 puentes. En Toulouse el desbordamiento del Garona causó 171 muertos.
  • 17 de octubre de 1940 - Inundaciones en el Rosellón, Francia. Las lluvias torrenciales superaron los 1000 mm y esto causó una gran avalancha de agua en los ríos Agly, Têt y Tech, de corto recorrido y fuerte pendiente, que bajaron impetuosos desde los Pirineos inundando la llanura rosellonesa. El desastre se cobró la vida de 50 personas y las riadas destruyeron 43 puentes.

Italia

  • 4 de noviembre de 1966 - Alluvione de 1966, en las regiones italianas del Véneto y Toscana. Las lluvias en menos de 24 h fueron de más de 400 mm en la cabecera del Arno y de 190 mm en Florencia lo que provocó la mayor crecida de este río que se cifró en 3.540 m³/s en Rosano y 4.500 m³/s en la capital toscana. Las aguas invadieron el casco histórico florentino alcanzando más de 5 m de altura en algunos puntos como la Piazza de la Santa Croce, y causando graves daños, sobre todo en el Ponte Vecchio. Pisa sufrió también el desbordamiento del río. Otro foco lluvioso importante se localizó más al norte, en el Véneto.

Países Bajos

  • 1 de febrero de 1953 - La Gran Inundación de los Países Bajos en 1953, en las provincias de Zelanda y Holanda Meridional. Una combinación de marea viva con una severa tormenta del noroeste provocó la rotura de numerosos diques y una inundación enorme que costó la vida a más de 1.800 personas. a partir de este desastre se iniciaron los trabajos del Plan Delta.

Caudales máximos fluviales

Caudal histórico en ríos de Europa
Río m³/s Fecha Lugar del aforo
Agly 2.100 1940 Estagel, Francia
Arno 4.500 1966 Florencia, Italia
Besós 3.000 1962 Barcelona, España
Danubio 11.000 2002 Viena, Austria
Ebro 4.130 1961 Zaragoza, España
Garona 8.000 1875 Toulouse, Francia
Guadalentín 2.500 1973 Lorca, España
Guadalquivir 5.300 1963 Córdoba, España
Guadalquivir 6.700 1963 Sevilla, España
Júcar 16.000 1982 Alzira, España
Mijares 2.898 1922 Villareal, España
Moldava 5.000 2002 Praga, República Checa
Palancia 900 1957 Sagunto, España
Po 10.300 1951 Pontelagoscuro, Italia
Pisuerga 2.800 2000 Valladolid, España
Ródano 4.140 1856 Lyon, Francia
Ródano 6.000 1856 Ternay, Francia
Ródano 8.660 1856 Valence, Francia
Ródano 13.000 1840 Beaucaire, Francia
Saona 4.000 1840 Lyon, Francia
Segura 1.890 1879 Murcia, España
Sena 2.400 1910 París, Francia
Tarn 6.100 1930 Montauban, Francia
Tarn 8.000 1930 Moissac, Francia
Tech 6.450 1940 Céret, Francia
Têt 3.200 1940 Perpiñán, Francia
Turia 3.700 1957 Valencia, España
Caudal histórico en ramblas de España
Rambla m³/s Fecha Lugar del aforo
Nogalte 1.974 1973 Puerto Lumbreras, España
Ovejas 400 1982 Alicante, España
Viuda 1.500 1962 Castellón, España

Véase también

  • Avenida o crecida de ríos
  • Diluvio
  • Maremoto
Navegación